Quado. Yo Estoy Aquí y Brillo


Sean y expresen quienes verdaderamente son. Existen varias ventajas maravillosas para permitir que el mundo vea brillar, su brillo.
La primera es la salud. Ustedes tienen en su interior un diapasón que vibra su verdadera nota. Y cuando ustedes están tratando de cantar la nota de alguien más, la vibración de su cuerpo está fuera de tono y pueden no encontrarlo fácil, ni pacífico ni gracioso. Canten su nota y su cuerpo comenzará a vibrar en hermosa armonía con su verdadero ser.
La segunda es el rumbo. Ustedes tienen una brújula interior, una brújula que apunta hacia su verdad. Y cuando ustedes son verdaderamente ustedes, siempre saben exactamente qué hacer y qué decir porque la verdad está allí justo en su ojo interno, profundamente percibida en su centro, en su mente e intuición. Todo en su interior apunta hacia esa verdad. Las decisiones se aclaran cuando ustedes están viviendo en verdadera integridad, porque su brújula apunta el sendero. Es a través de criticarse a sí mismos, imaginando lo que otros quieren de ustedes, que ustedes se confunden y pierden su sendero.
Pero quizás la razón más importante para ser ustedes mismos es ésta: cuando ustedes son verdaderamente ustedes mismos, expresándose plenamente en lo que ustedes hacen y son, entonces la gente que está en la búsqueda de alguien exactamente como ustedes puede encontrarlos. Ustedes se convierten en un magneto, atrayendo hacia ustedes a aquellos que resuenan con su corazón y centro más verdadero y profundo.
Vayan hacia su centro y hallen su verdad, allí, por debajo de la emoción, en un profundo recipiente de paz y existencia. Luego tómenlo hacia arriba a través de su corazón para añadir amor y compasión y eleven el coraje. Y entonces, permítanle que fluya hacia el mundo, en gracia y belleza, su verdad plenamente expresada en palabras, en una canción, en una pintura o en un baile, en su trabajo, en sus relaciones amorosas, en su carcajada y en su sonrisa.
Esto es quién soy, ustedes lo cantan, lo dicen, lo danzan. Yo estoy aquí y resplandezco.

No hay comentarios: