El principio de Vibración

El principio de Vibración dice:
"Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra". El Kybalión


Este principio dice que todo está en movimiento, lo cual es confirmado por la ciencia moderna aún habiendo sido enunciado por los Maestros del antiguo Egipto hace miles de años. Explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia y del espíritu: desde el plano más elevado hasta la más densa materia, todo está en vibración; cuanto mayor sea ésta, más alta es la posición en la escala. La comprensión de este principio nos habilita a controlar nuestras propias vibraciones.

Esta ley hermética, no solo acoge en si misma el principio de vibración universal, sino que además relaciona las diversas manifestaciones de la materia, de la mente e incluso del espíritu, como resultado de los diferentes estados de la vibración. Es decir, desde el Todo como principio creador, hasta la burda materia, todo es vibración.

El cuerpo humano es un gran ejemplo de este principio. En su composición diferenciamos el cuerpo denso o material y el cuerpo sutil que contiene el aliento que lo anima, el espíritu, y entre ambos extremos hay vibraciones de miles de millones de intensidades y modos diferentes.

Todas estas energías, si bien son muy superiores a la materia, en la escala vibracional, están sometidas y confinadas en cuerpos materiales, según la fuerza que se manifiesta a través de ellas, incorporándose así, a su propia creación. Aquí volvemos de nuevo al axioma hermético de la ley de Correspondencia: lo que es adentro como lo que es afuera, lo que es Arriba como abajo. Es decir, la fuerza creadora y sus obras unidas en un todo indivisible, y ese seria nuestro origen divino. Creo que si realmente fuéramos conscientes de ello y de nuestra propia vibración nos respetaríamos más a nosotros mismos y evitaríamos muchas actitudes que no hacen sino provocarnos desgracias.

Pero ahí no termina la cosa, sino que los estados mentales también emiten vibraciones. Cada pensamiento, voluntad, deseo e intención, al igual que decir que las células se provoca estado de atracción o repulsión con respecto a otro campo energético, de manera que este segundo se ve afectado por el nivel de vibración del primero. Este es el poder de la mente cuyos efectos son palpables no solo en telepatía, sino en otros planos como nivel mental, la magia o radiónica. De hecho, los estados de amor o de odio no son más que efectos de vibración en concordancia armónica (atracción) con el compañero o discordancia armónica que seria la repulsión y lo mismo ocurriría con el resto de las virtudes y sus polaridades.

Cuando el cuerpo y la mente trabajan unidos en alcanzar metas mas altas de conciencia, con constancia y sinceridad, con humildad y sobre todo con Amor, se logra la Gran realización y entramos en la Vibración del Amor Incondicional, que es el máximo nivel. Esa es la energía de los Iluminados, de los yoguis, de los santos, y de los místicos realizados.

Mientras haya un objetivo común, entre varias personas fluiremos en equilibrio, nuestras almas buscan la misma realización y pese que existan pequeñas o mas grandes diferencias entre unos y otros el objetivo perseguido siempre nos dará una meta final y vibramos en armonía. Cuando se crean luchas de competencia, entra en juego el personalismo, se pierde el sentido de la complementaridad y vibramos en disonancia; finalmente se rompe el equilibrio.

Cada estado mental vibra a una densidad y modalidad diferente, que dependiendo del nivel del pensamiento y de la intensidad de emisión, afectara sobre el objeto proyectado, y se reproducirá cuantas veces se haga uso de ese estado mental, de la misma forma que las notas musicales se reproducen en una guitarra cada vez que se utilice una determinada cuerda en combinación con otra. La escala cromática de colores utilizaría la misma trayectoria.

Cuando profundizamos en el principio de vibración, nuestra mente se convierte en un instrumento vibratorio, que una vez aprendido su control, es la herramienta más poderosa que disponemos. Podremos controlar nuestros estado mental, potenciando nuestras mejores cualidades y erradicando las más viciosas pero también podremos igualmente manipular la mente de un ser humano, de menor poder vibratorio. Señores así funciona el vampiro energético, el manipulador, el mago, y también el líder, el político, e incluso, la publicidad.

Dicho de otra forma:
Podríamos decir que un pensamiento negativo (en una escala del 1 al 10) vibra a 1 a 5 movimientos por segundo; en cambio un pensamiento positivo estaría vibrando entre los 6 a 10 movimientos por segundo.

De la misma manera sucede con nuestras acciones y por consiguiente nuestra vida. Nuestra vida estará acorde a nuestros pensamientos. El que vibren alto o bajo dependerá de cuánto hayamos trabajado con nuestra personalidad. Para subir la frecuencia vibratoria a nuestros patrones mentales, un método eficaz son las afirmaciones. Por ejemplo, si tuviéramos un patrón mental de inseguridad, miedo (que estaría vibrando a 1 movimiento por segundo) podríamos llevarlo a vibrar cada vez más alto si repitiéramos ·Yo Soy seguridad”. Observen que utilizamos las palabras “YO SOY”.

En este ejemplo, estaríamos elevando la vibración a este patrón mental, que nos hace ser inseguros, miedosos en algunas áreas de nuestra vida. Esta acción, (el de las afirmaciones) traducida a hechos de nuestra vida cotidiana, se vería reflejada de manera tal, en donde cada vez menos la inseguridad existiría en nosotros. No sería raro, darnos cuenta que ahora nos sentimos seguros en áreas en donde antes no lo éramos

Las prácticas de meditación que recomiendan visualizar y pintar un cuadro a nuestro gusto donde nos sentimos identificados con la luz el amor y las fuerzas de mayor vibración y por consiguiente sometiendo nuestro propio mundo a nuestras necesidades, no hacen sino fomentar mediante este control mental una mayor vibración a fin de transmutar nuestra realidad. Muchas veces somos nosotros mismos los que torcemos nuestros propios caminos y dificultamos nuestros logros; a través de nuestros pensamientos negativos.


TU LO HAS PENSADO,
TU LO HAS CREIDO,
TU LO HAS CREADO..."
...MEBA...

No hay comentarios: