Reflexiones de Meba



En estos momentos, mientras suspiramos por una vida sin problemas y dificultades. Nuestro tiempo no se detiene… Y, la mente tampoco. En el entorno, existe mucha tensión y ansiedad; y, dentro de nosotros, hay incluso momentos de carencia de luz. Aquí sugiero que recordemos que “el roble crece fuerte a través de los vientos contrarios y que los diamantes se forjan bajo presión”.

El amor es la esencia de la vida humana, y el pensamiento es la existencia de la vida que proviene del amor. La palabra y la acción, por lo tanto, que fluyen del pensamiento, no provienen verdaderamente de éste, sino del amor que lo pueda sustentar. 

El ser humano ES lo que se hace y se constituye en sí mismo, siendo el principio rector que rige la vida de este. Con esta concepción, nos distinguimos de otros.

Pues, según lo que ES el hombre o mujer, se conforma su cielo, si es bueno, o su infierno, si este es malo. Es, en definitiva su mismísima voluntad, y por lo tanto, ES el auténtico SER de su vida, que si aprende, puede crecer y si no aprende puede retroceder en su esencia de SER. 

El darnos cuenta de quienes somos, nos induce a tomar conciencia y nos lleva a despertar el hermoso SER que si somos

...Meba...

No hay comentarios: