Como silenciar la mente


El Salmo 46 dice: "Aquiétate y recuerda que YO SOY Dios". El aquietar es físico, mental y del sentir. O sea que cuando te sientas angustiado, quebrantado, molesto, tranquiliza tu cuerpo, tu mente y tus emociones. No pienses en nada. Se dice que es muy difícil no pensar en nada, pero te voy a descubrir un secreto.
Cuando amenaza una tempestad, lo primero que uno ve es un tremendo relámpago. Ya tu sabes que tras ese rayo va a venir el trueno ¿Y qué es lo que hace todo el mundo?, se queda inmóvil en actitud de espera hasta que estalla el sonido. Precisamente esa actitud de espera es el acto de no pensar en nada. Aprende a prolongar ese suspenso... y habrás aprendido a no pensar en nada. Te habrás aquietado como lo dicta el Salmo. No sentirás ni pensarás en nada, pero te ocurrirá algo insólito. Nos sucede a todos; y es que en ese silencio, de pronto te darás cuenta de que estas oyendo fuertemente el latido de tu corazón. ¡Como jamás lo has escuchado y sentido! ¡Por primera vez, y adrede, le has dado a Dios la oportunidad de hacerse oír por ti!. Porque ese latido que ahora estás oyendo es Dios en ti. Es tu Vida. Supongo, que ya tu conoces "El Latido Universal"
Es la comprobación de que estás vivo. La comprobación de que Dios está en ti, vivo y moviéndose, el corazón es el "templo no hecho con las manos" es el auténtico y es Vida y lo estarás sintiendo y oyendo en su Templo ¡en tu corazón!
MEBA

No hay comentarios: