Enseñanzas


Después de la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto decidió hacer una peligrosa y larga travesía utilizando un pequeño avión de un motor. El reto era grande y requería de mucha energía y concentración. Avanzado en su viaje, sus instrumentos comenzaron a comportarse en forma extraña y, al investigar, se dio cuenta que llevaba una rata en el avión, que estaba royendo los cables.



Esto causaba que los instrumentos dieran lecturas incorrectas, lo cual probablemente tendría como consecuencia que el piloto tomara decisiones equivocadas, que, en su posición, serían fatales. En ese instante recordó algo que le había enseñado su instructor:



“Cuando encuentres ratas en tu vuelo, en vez de gastar tu energía y ponerte en peligro peleando con ellas, ¡elévate! Elévate lo que más que puedas, las ratas no resisten la altura”.



Algunas veces tenemos pensamientos y emociones que son como esas ratas. Las ratas en muchas ocasiones sólo son los fantasmas creados por nuestros miedos fundados en la no fe. La Palabra del Señor es el más grande instructor que puede darte la sabiduría para saber tomar distancia del suelo, es decir para tomar distancia de lo que aprisiona, de lo que esclaviza, de lo que destruye.



Ojalá que a partir de hoy, aproveches la gasolina divina que te da la fe para llevar a cabo el sueño de Dios sobre ti y tus sueños fundamentados en su Palabra. Usa esta gasolina para mirar hacia lo que quieres y que el Señor quiere para ti; no te distraigas mirando hacia lo que te hace daño y que el Señor sabe que estropearía tu vida. Recuerda que puedes dirigir tus controles hacia un universo entero de posibilidades. Así es de inmensa la fe.En vez de estar ocupado/a y preocupado/a con una rata, siéntete orgulloso de no dejarte sacar de tu rumbo.



Piensa que cuando llegues, no querrás recordar que te gastaste la mitad de tu viaje demostrándoles a las ratas quién era el piloto. Recordarás, una vez más, cómo por la luz de la Palabra, supiste dejar atrás los obstáculos. Vuela alto, como Jesús, tan alto como tus sueños, y cuando sientas los vientos y los peligros, no mires para abajo, siempre mira hacia arriba, porque ese es el sitio al que perteneces.
.............. MEBA

No hay comentarios: